La moda también se posicionó para cubrirnos las bocas durante tiempos de pandemia

Artistas peruanas también se unieron a realizar cubrebocas con elementos tradicionales de Perú (Facebook).

A lo largo de la historia la moda ha acaparado toda nuestra vidas, desde cómo vestirnos, hablar andar y actuar. Pero en las pandemias jamás se imaginó que el mundo haya dado un giro para convertir un accesorio de salud en un atuendo que combine con nuestra cartera o con nuestros pantalones, y para los más osados, con nuestra ropa interior.

En las imágenes que se se encuentran de los cubrebocas usados en tiempos de la pandemia de la gripe española (1918-1919), se observaban de color blanco y con el uso exclusivo y funcional de proteger a las comunidades. Sin embargo, otros de la clases sociales más alta se las ingeniaban para salir del común denominador y resaltar entre la muchedumbre.

Las formas de comunicación e interacción eran otras, así como las medidas tomadas en aquel entonces para bajar la curva ante la pandemia que se limitaban en: a) suspensión de las clases escolares, b) prohibición de aglomeraciones y c) aislamientos o cuarentenas. En ese entonces casi 300.000 personas persieron la vida a causa del virus.

Estar en la onda

Cual modelos de pasarela ya se ven a muchas personas usando cubrebocas con diseños “exclusivos” al estilo semana Fashion de Nueva York. La pandemia ha traído formas creativas para darle color a estos tiempos sombríos de Covid-19 sin perder el glamour y la protección.

Los colores planos de blanco y azul, ya son aburridos para algunos y “pasados de moda”, además de estar asociados más con el sector salud, es por ello que las personas ahora se las ingenian por adquirir o hacer tapabocas a su propio estilo sin dejar de perder la funcionalidad de la misma.

Las mascarillas ya son accesorios que muchos utilizamos en la calle. El Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) recomendó llevar un tapaboca de tela en caso de que sea difícil mantener las medidas de distancia física especialmente en áreas como supermercados y farmacias, y así dejar para el personal sanitario las mascarillas quirúrgicas o N95.

Si hace una búsqueda en Google sobre cubrebocas, barbilos, tapabocas o máscaras podrá encontrar una diversidad de modelos y diseños de diferentes materiales.

Ya en muchas tiendas de Omaha como la Plaza Latina, en la calle 24 del sur de la ciudad se venden mascarillas de telas con diversos diseños, según lo muestran en su página de Facebook. Estampados de personajes de Disney, Dragon Ball, Marvel y otras figuras se ofrecen a $8.

Mascarillas infantiles de tela,doble vista, lavables,confortables.$ 8.00En Plaza Latina Omaha/ 4938 S. 24th st. 68107

Posted by Plaza Latina Omaha on Thursday, May 14, 2020

Y ya varios usuarios de Facebook están vendiendo sus propios diseños, como Yes Mask que ofrece los tapabocas a $12. De la calidad del producto también depende el precio, se puede inferir según las descripciones de sus productos. También pueden encontrar otras opciones para mujeres en la página de Divine Nspirations Christian.

Asimismo se pueden hacer búsquedas por Instagram en la que ofrecen diversidad de tapabocas.

Tradición peruana, un arte

En el distrito ayacuchano de Sarhua, provincia de Víctor Fajardo, Perú, una madre y su hija han diseñado mascarillas inspiradas en los elementos de las polleras sarhuinas, prendas que se caracterizan por combinar texturas, hilos y colores. Además, de acuerdo con las artistas, este producto sigue las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud  y está elaborada con doble tela dril de algodón y un forro.

Gaudencia Yupari Quispe y su hija Violeta, aseguran que de estas manera se protegen y mantienen sus raíces ancestrales. “Hoy en día salimos a las calles y esta crisis de pandemia nos quitó algo de los rostros, la ‘sonrisa’ debajo de un tapaboca. El distanciamiento social nos llevó a usar algo tan simple y de vital importancia. Una forma de llevar positivismo es llevando arte en el rostro”, escribió Violeta a través de las redes sociales, publicó el portal digital RPP.

Fashionistas no se quedan atrás

El mundo de la moda también ha sido afectado por los estragos de la pandemia. Ver marcas como Urban Outfitters, Louis Vuitton, Burberry, Lacoste, Adidas y Nike, diseñando sus propias máscaras parece algo irreal. En una entrevista de la WWD al diseñador Tom Ford, presidente del Consejo de Diseñadores de Moda (CFDA) de EE.UU., dijo que este sector “ha sido golpeado con dureza desde todos los ángulos” por la pandemia de coronavirus, reseñó la agencia española EFE.

Esto ha llevado a que la cadena de suministro se haya detenido que llevó a algunos comercios minoristas a la bancarrota.

En este sentido, el CFDA hizo entonces un llamamiento a las empresas del sector para que produjeran y vendieran mascarillas «llevables» al público general, ya que es un artículo «rápido y barato que requiere poco material y es sencillo ensamblar», apuntó Sarah Mullins, presidenta asistente de Diseño de Accesorios y Calzados en la Fashion Institute of Technology de Nueva York, agrega el rotativo español.

Según las declaraciones de Mullins expresó “aunque sea durante 2020”, las mascarillas se van a convertir en un «nuevo accesorio que permite a quien lo lleva expresar su estilo» y muchas tiendas están añadiendo a sus catálogos, aunque no cree que sus ventas «compensen las pérdidas que los minoristas están sufriendo durante la pandemia».

No obstante, también las marcas le sacan provecho a los diseños y en consecuencia al costo de esta. Por ejemplo: la artista Danielle Baskin, creó un modelo de N95 con rostros impresos, es decir, que están personalizadas. El costo de las máscaras están por orden de $40, señala el sitio web Milenio.

N95 Resting Risk Face, cubrebocas personalizados. Captura tomada de https://faceidmasks.com

Los tapabocas hechos por la firma Louis Vuitton, con sus característica estampa, cuestan tan solo $85. Para nombrar solo algunas de las tantas compañías de modas que buscan mantener a sus seguidores manteniendo el «glamour».

Hasta Kardashian se unió

La conocida celebridad estadounidense Kim Kardashian fue más allá de perfumes y fajas reductoras. Pues ahora creó su propia línea de cubrebocas bajo su firma SKIMS, y se agotaron a la hora de ser publicadas por su cuenta Instagram.

La oferta pareció tentadora: una cuesta $8, 2 por $16, y 4 por $25 con envío gratuito a domicilio. Kardashian ha apostado por diseñar estos complementos a juego con los cinco tonos protagonistas de su colección de ropa interior y prendas reductoras que se mimetizan con la piel, reseña el diario La Vanguardia.

La firma de la diva indica que los cubrebocas “no son quirúrgicos ni médicos, por lo que, por lo que no eliminan el riesgo de infección”. Además, están confeccionadas con una tela de algodón, y destacan por no tener costuras -algo similar a los brasieres- por lo que, reseña el rotativo, resultan mucho más cómodas a la hora de adaptarse al rostro.

No obstante, esta “iniciativa” le causó críticas a la celebridad, pero no por crear su propia línea sino porque para algunos usuarios consideraron que era racista. La marca destino parte de sus ganancias a donaciones a familias afectadas por la epidemia.

También hay para las personas sordomudas

Los gestos de la boca son parte del lenguaje de señas y con un cubrebocas es imposible leer los labios y saber de qué exactamente se está hablando.

Esta vez fue la necesidad y no la moda la que llevó a Dwi Rahayu a crear un nuevo estilo de cubreboca con una ventanilla transparente que permite observar la boca y así ayudar a la comunicación de los sordomudos con otras personas sin tener que levantar el tapabocas tradicional y exponerse a un posible contagio del Covid-19.

La joven de la región de Yogyakarta, es isla de Java, es sordomuda,  y solía trabajar como costurera. Se dio cuenta del problema de las mascarillas cuando fue al hospital y tuvo problemas para comunicarse con los médicos porque no podía leerles los labios, explicó a la agencia EFE.

La emprendedora trabaja con su marido en la confección de los cubrebocas, los cuales también se los hacen con diversos estampados y colores. Además hacen donaciones a la sede del Movimiento para el Bienestar de los Sordomudos de Indonesia (Gerkatin). Mientras que al resto las venden por 15.000 ruías (un dólar) con pedidos de diferentes ciudades del país.

La agencia EFE reseñó su historia en este video:

Se trata de estar seguros

Esta crisis ha hecho que se vuelva a replantear la pregunta sobre si el mercado hace las necesidades o las satisface, la respuestas sería sí y no, ya que está condicionada a la situación actual.

Las diversas mascarillas que se ofrecen en los diversos locales pueden ayudar más no garantizar la no infección por el virus, sin importar el color, el estampado, si es de neopreno, de algodon o de fibra de polímeros sintéticos las recomendaciones de las aurotidades sanitarias es la distacia física de 6 pies (1.80 cmts), lavarse las maños con agua y jabón y mantener la higiene adecuada antes de consumir alimentos.

Mientras en Estados Unidos el ciudadano de a pie lucha para evitar ser portador del Covid-19 con los recursos que puede – hasta ahora hay 1.581.903 casos confirmados con Covid-19 en el país –  la moda quiere mantenerse a flote a través de la marca.

Más allá de un cubreboca estampado, importa más la funcionalidad que tenga éste, es por ello que le dejamos las recomendaciones de la CDC para hacer su propia mascarilla al estilo que mejor le parezca. Y si eso no es lo suyo entonces puede dirigirse a las tiendas locales del sur de Omaha o hacer una búsqueda de costureras locales que están haciendo un valioso trabajo con, también, exclusivos diseños.

Con costura:

Sin costura:

Sin costura con bandas elásticas:

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share via
Copy link
Powered by Social Snap