Nebraska, hogar para los inmigrantes

«Yo tenía tres años cuando mi mamá tuvo que venir a los Estados Unidos porque no tenía dinero,” dice Diana Catalan, una estudiante de DACA de 18 años de la escuela preparatoria Omaha South. “Mi madre era soltera, tenía sólo 18 años y no tenía dinero, su plan era trabajar por algún tiempo y regresar a México,” dice Catalan.

Catalán dice que se vio afectada por problemas médicos desde el día en que nació y su pueblo en Guerrero México no tenía buen cuidado médico. Si había servicios disponibles, eran demasiado caros para que su madre pudiera pagar. «Mi mamá me envió dinero para que pudiera venir a Estados Unidos, llegué a Omaha al día siguiente de cumplir siete años,” dice Catalán.

Diana Catalan

Según Catalán su madre dijo que la vida era mejor en los Estados Unidos y aunque tendría mejores oportunidades en Omaha el cambio resultó ser difícil. «Lo más difícil de venir a los Estados Unidos fue tener que estar con una extraña, mi madre era una extraña y sentí que la odiaba en ese momento,” dice Catalán, agregando «mis tíos me dijeron que me dejó y que no me amaba y eso es lo que yo creía.” Catalán dice que cuando su madre la dejó con sus abuelos y emigró a los Estados Unidos ella se sintió libre. «Mis abuelos tenían que preocuparse por otros niños, yo estaba allí y nadie me notaba, hice lo que quería, ni siquiera iba a la escuela,” explica Catalán. Una vez en los Estados Unidos, Catalán dice que su mamá la vigilaba de cerca y que tenía que asistir a la escuela regularmente.

Catalan, que actualmente reside con su madre, padrastro y dos hermanas menores, dice que le encanta la preparatoria Omaha South. «Soy primera generación, estar en la escuela secundaria es algo totalmente nuevo para mí porque mis padres no han ido a la escuela secundaria, el camino ha sido un poco dudoso,” dice el catalán.

Catalán señala que durante su primer año en Omaha South sus profesores la animaron a unirse a clubes y prestar su tiempo al voluntariado en la comunidad para que pudiera construir su currículum. “Todo lo que podía pensar era que quería ir a la universidad y debía hacerlo,” dice ella, agregando «lo hice, entré en clubes, esos clubes nos dieron trabajos voluntarios, terminé olvidándome de las horas y empezó a amar ser voluntaria.”

Catalán dice que ha trabajado con el Departamento de Policía de Omaha durante la temporada navideña con frecuencia regalando juguetes a niños de bajos ingresos y también se ofrece voluntariamente con ellos durante Halloween, donde el distrito de South Omaha alberga una noche segura para los niños. «Yo ayudo a dar dulces y decorar el recinto,” dice Catalan. Ella dice que también ha intentado su mano en la jardinería. La maestra que cuidaba el jardín en nuestra la escuela falleció durante su segundo año y un compañero colega reunió a los estudiantes y juntos han trabajado en el jardín para mantenerlo vivo. «Fue una experiencia nueva para mí, fue agradable y me gustó mucho,” dice Catalán.

Catalán destaca que también se ofrece voluntariamente para una feria de salud comunitaria gratuita. «Es mi evento favorito porque conozco a tanta gente nueva. Me cuentan sus historias y es increíble, me emocionan a veces,” dice Catalán.

La estudiante brillante de secundaria dice que es su máxima prioridad darle a su comunidad porque han estado allí para ella en momentos de necesidad. «Cuando estaba en cuarto grado tuve una cirugía muy cara, mi mamá puso cajas de donación en negocios en el sur de Omaha, explicamos que necesitábamos ayuda financiera porque no teníamos dinero. No sé cuánta gente donó, pero conseguimos unos $ 600 dólares y realmente nos ayudó,” dice Catalán.

«El sur de Omaha está lleno de pobreza y el hecho de que están luchando por sí mismos, pero todavía tienen dinero para donar es increíble,” dice Catalán. Desde su cirugía Catalán ha prometido hacer su comunidad un lugar mejor porque es su hogar y el lugar donde sus hermanas se están criando. «Quiero lo mejor para ellos y para mi escuela también, esta es mi casa,” dice la estudiante.

Con planes de asistir a UNK después de su graduación de la escuela secundaria, Catalán dice que es hora de que ella cree el cambio. «En la familia de mi padrastro, muchos son bebedores y hacen drogas, sus hijos también lo han hecho, quiero romper eso ciclo,” dice Catalán.

Catalán dice que aunque siempre ha sido una persona que se ha mantenido las cosas para sí misma y ha sido difícil pedir ayuda, finalmente comenzó a hablar con consejeros y profesores que van a ayudarla a entrar en la universidad. «Ellos son la única razón por la que voy a entrar en la universidad, no tengo a nadie que me respalde en mi familia y sé que mis maestros y consejeros son los mejores,” dice la estudiante.

Catalán dice que quiere representar a la comunidad de inmigrantes y romper estereotipos de inmigrantes una vez que llegue a la universidad y anima a otros a hacer lo mismo. «Encuentre la motivación, encuentre algo que le llegue, mi motivación es mi familia y mi comunidad,” ella añade.

Disculpa, pero esta entrada está disponible sólo en Inglés Estadounidense.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share via
Copy link
Powered by Social Snap