[:en]Sowing the Seeds of Giving A New Approach to Addressing Community Needs Is Taking Root As the Public Sector Stumbles[:es]Plantando las semillas de la bondad Un nuevo enfoque para afrontar las necesidades de la comunidad está sentando raíces mientras tropieza el sector público[:]

[:en]Originally printed in The Reader. Part 2 in a series.

On a big picture scale, the Chamber engages in strategic planning. Rather than focusing almost exclusively on chasing “smokestack” industries, for the first time the Chamber has engaged a futurist and really expanded it’s community partnerships. For being one of the most highly awarded chamber organizations in the country, it’s not resting on its laurels.

“Right now we’re going through a Strategic Foresight process. We’ve hired economist Rebecca Ryan from Next Generation Consulting as a Futurist-in Residence. She’s helping us think about what the future of Omaha, particularly from an economic perspective, could be 20 years from now. We’ve asked as partners the Urban League of Nebraska and the United Way of the Midlands to be with us in this. We’re all thinking about what not only the economy needs to look like but what disruptions would happen if that economy were to come to fruition or what disruptions might keep us from accomplishing the kind of future we’re looking for.”

United Way executive director Shawna Forsberg said, “Much to the Chambers credit they’re not just looking at it from a business perspective. They’ve invited representation from the human services and inclusivity sides. It’s very thoughtfully run. Numerous stakeholders and influences are being brought to the table during this process so that it is a community weighing in on what needs to happen.”

Part of Ryan’s futurist work is spent with various local nonprofit boards and planning committees teaching them strategic planning tools. Key to long-term thinking is capacity building, another emerging tactic being picked up by another key player in the giving landscape.

Helping nonprofits be sustainable is a focus of the Omaha Community Foundation, whose Nonprofit Capacity Building program’s 24-month curriculum is designed to strengthen organizational and leadership capacity needs. Ten area nonprofits are chosen each year to participate. Forty nine organizations have gone through the program. Currently, 20 organizations are in the program (10 in their first year and 10 in their second year).

Education is a core focus of the foundation, the United Way and the Chamber.

“I think education is the base for the kind of development we’re going to have to see in the future,” Brown said. “We’ve got to make sure our kids, whether the most affluent or the least affluent, whether in North Omaha, West Omaha, Council Bluffs or Sarpy County, are getting the best education they can get. We have a community with about 3 percent unemployment and yet we know there are pockets of higher unemployment. What causes that higher unemployment isn’t lack of jobs in many cases, it’s lack of preparedness, strong education or a high school diploma.

“There are some extenuating circumstances, such as lack of transportation, that keep people from being an active part of the workforce and we’ve got to mitigate those in some way or another. If we don’t, companies won’t find the people they need here and will look somewhere else. We’ve got to get as many people ready to work as possible in the areas where we know people can be hired and earn a great wage. So, education and transportation are things we’re paying a lot of attention to. Mass transit system improvement is pervasive in all of our conversations.”

Alleviating the high poverty that persists relates back to education and workforce development, Brown said.

Long the leading organization in fighting poverty and funding human services, the United Way is evolving from being more of a funding conduit to an accountability organization. With so many community problems intertwined and with so many efforts yielding such little success over the years, a new approach was demanded.

“For people living in poverty it’s not just one thing that’s going to fix it. Typically, there’s multiple things that need to be addressed,” explained United Way Executive Director Shawna Forsberg. She said responding to complex issues means” being consistent but also flexible and nimble enough ” to adapt as needed. “We’re blessed that we have really strong networks and we work with so many different programs and agencies that it lends itself to really a community-wide understanding of where opportunities can arise.”

She said agencies like hers recognize the “need for more qualified individuals to hit the workforce.” “We want to work in concert with those who can provide those unique opportunities.”

Meanwhile, the state’s budget deficit has cut into public education, services and programs. Possible federal cuts to arts and human services funding loom large.

“It’s a very interesting time politically trying to understand what’s going to be coming regarding funding sources for many programs vital in the community,” Forsberg said. “It’s something we’re watching very carefully. It’s why advocacy and public policy is something we have to be involved with also.”

“There are resource constraints today because of budget challenges at the state and federal levels that affect the sector at large and changes the dynamics of what funding might look like,” said OCF Executive Director Sara Boyd,

“What is the affect of that on some of our more vulnerable populations? There are some people who are already vulnerable we don’t want to find in even worse situations. What does that mean for how we think about the work we do and how we invest as a community? Because of the uncertainty of some of the changes that may occur, it’s difficult sometimes to place a bet on where to invest. I don’t think there are answers yet.”

Forsberg said United Way’s historic mission is to “help those neighbors that need assistance” through a “safety net of services.” She added, “United Way will never depart from providing funding for critical programs to help people in dire straits, whether it be food security, safe housing, access to health care, escaping domestic violence. That is core to what we do.”

An example of United Way tracking and responding to such needs, Forsberg said, is its Financial Stability Work Task Force. “It identified a group of people being lost through the cracks called Opportune Youth – 16 to 24 year-olds either not working or not in school. There was a myriad of organizations working with these individuals but it wasn’t a coordinated effort. Now we have 30 different agencies at the table doing essential intake. We’re partnering with Nebraska Children and Families Foundation and leveraging the work of Project Everlast to extend that work into new areas because people can end up in this category in multiple ways.”

The resulting pilot Alliance program launches June 1.

“A systems approach is crucial because you’ve got to meet the kids where they’re at, but then figure out what you can do get them in a different trajectory. That may be helping ensure they get additional school, but also connecting them to a financially stable job and making sure they have the support they need to be successful in that. That can’t be one program – it has to be a multitude of programs.”

United Way also works across the community on education.

“The Chamber helped us convene a group conversation with superintendents from across the community,” Forsberg said, “We took a really take a hard look at how you measure whether a kid is progressing and what not-for-profit support could assist school systems with.

“Where they really need help is in literacy and ensuring kids stay in school, and so those are the areas in which we’re investing. Instead of looking at just graduation rates we’re looking at ninth grade attainment. That’s a critical pivot point for kids if they’re going to get through school in a successful manner. When they hit high school, the supports are less and so to wait until their senior year it’s almost too late. It’s critical we give it earlier to identify a kid that needs some extra support.”

Forsberg said intervention can mean mentoring support, but also building awareness within school systems and families to keep kids in classrooms.

“We’re going to measure progress, not only investments United Way is making, but as a community how we’re doing in these areas and bring that to light.”

OCF’s Boyd pointed to the local Adolescent Health Project, led by the Women’s Fund of Omaha, with support from her foundation and other players, as another example of “a broader focus” with more partners at the table.

“It’s not one foundation, nonprofit, individual driving that work and there’s some intentionality in the strategies being invested there. There’s work in juvenile justice, on the public service side, on the philanthropic side, on the nonprofit side and people coming to a common table to try and drive that.”

Input from many sources is crucial, Boyd said, but even then solutions can be elusive.

“The challenge is these are really tricky issues, so even when there’s focused attention, energy and investment there’s still stumbling blocks along the way and it doesn’t move quickly.”

North Omaha redevelopment is unfolding at an historic rate and the giving community is investing heavily there. The Chamber’s North Omaha Development Strategy spurred the North Omaha Village Revitalization Plan now being realized. Philanthropic dollars are pouring in to support efforts by the Empowerment Network, 75 North, Metro Community College and others.

“When conversations come together sometimes there’s synergy that can create momentum,” said Boyd. “I do really like the energy and the amount of real interest and attention focused on North Omaha. It would be awesome to see a tipping point. I guess i don’t exactly know where that lies. To me it would be huge success to say not only are we seeing this accumulation of impressive dollars, but also a tidal wave coming behind that of all these other amazing things addressing what the people of North Omaha want that community to be for them.”

She cautioned, “I’m not naive to think there aren’t structural issues as a community we will need to wrestle with in order to maximize some of these investments made there that affect more deeply the lives of people who live in North Omaha.”

Whatever the project, nothing happens in isolation. Boyd feels funders are ever more attuned to “the relationship between it all.”

“Something we continue to work at collectively as a community is looking at projects not just as coincidentally being in the same area, but how do they they relate to and complement one another.”

Boyd said her foundation’s “mission is to inspire giving to create a thriving community for all. If you grow giving, you have the opportunity to strengthen nonprofits and to have more people participating potentially or at greater levels and you then have an opportunity to bring people together because of that increased engagement and participation.”

United Way now takes a systemic view as well.

“We have been in the community for 94 years and the needs over that time have evolved,” Forsberg said. “We represent a large donor base. Part of our responsibility is to read that and have a community-wide perspective and understand where we can invest that’s really going to be meaningful. We see ourselves as convener, collaborator, information-aggregator. We really are trying to bring thought leaders in the community together to address these issues. It takes a system.

“It means being honest and transparent about what’s going well and what isn’t as a community and trying to figure out the best ways to address that. It’s recognizing it’s never going to be one organization or one funder that’s going to be able to tackle this on their own. It’s very much a collaborative effort across the community.”

That approach has recently become more formalized.

“In 2012 a very robust strategic planning process initiated by some strong leaders in our community really drove United Way to take a harder look at how we did our investment. We initiated a community assessment in partnership with the Omaha Community Foundation and the Iowa West Foundation. ConAgra Foods stepped in for Phase II of it. It took a neighborhood-level look at where the greatest needs were.”

That assessment led to United Way’s 2025 goals.

By 2025, United Way aims to support the delivery of two million-plus services addressing basic needs of people living in or at risk of poverty through a more integrated, coordinated, precise and measurable system of basic needs supports.

Forsberg said, “We pulled together task forces. Part of their focus was looking at who was doing what in these various areas. Based upon input from stakeholders and others in the community we discerned where we could make the greatest difference in supporting things like basic needs (for food, shelter).

Metrics are key to the approach.

“With support from the Sherwood Foundation and the Weitz Family Foundation, we’ve implemented an analytics and performance team to ensure we’re being efficient with that spend and not just looking at it from an individual program-level, but at the whole system. That’s allowed us to take best practices in analyzing whether or not the way you’re investing is driving the change you hope to make. What we’ve found is it helps programs we support improve and it gives them more of an understanding of whether the impact they hope to drive is also being accomplished.

“We learned we definitely need to provide those solutions, but we also need to get into prevention. If you don’t have a full tummy, it’s really hard to do well in the classroom. But we also know it’s important we help people change the trajectory for themselves. Two areas identified are educational support and preparing people to enter the workforce.”[:es]Publicado originalmente en The Reader. Segundo de una serie.

Desde una perspectiva general, la Cámara realiza planeación estratégica. En lugar de enfocarse de forma exclusiva en perseguir industrias “chimenea”, por primera vez la Cámara se ha enfocado en gran parte en el futuro, expandiendo sus socios en la comunidad. Para ser una de las organizaciones a nivel nacional con mayor número de premios, definitivamente no se está cruzando de brazos.

“En este momento estamos pasando por un proceso de Prospectiva Estratégica. Hemos contratado a la economista Rebecca Ryan de Next Generation Consulting como Futurista en Residencia. Ella nos está ayudando a pensar sobre lo que podría ser el futuro de Omaha, en particular desde una perspectiva económica, para los siguientes 20 años. Hemos pedido a nuestros socios en Urban League of Nebraska y en United Way of the Midlands que estén junto a nosotros en esto. Todos estamos pensando en no solo lo que necesita la economía sino en que cambios ocurrirían si esa economía llegara a dar frutos o qué cuestiones podrían impedir que logremos el tipo de futuro que estamos buscando”.

Shawna Forsberg, Directora Ejecutiva de United Way dijo: “Hay que reconocer que la Cámara no está viendo las cosas solamente desde una perspectiva empresarial. Han invitado a la representación de servicios humanos e inclusión. Es algo que se lleva a cabo con mucha planeación. Varios interesados y diversas influencias están siendo llevadas a la mesa durante este proceso por lo que es una comunidad que participa y habla sobre lo que debe suceder”.

Parte del trabajo futurista de Ryan es trabajar con los diversos consejos de las organizaciones sin fines de lucro y comités de planeación a nivel local para enseñarles sobre las herramientas de planeación estratégica. El desarrollo de capacidad es otra de las formas claves de los planes a largo plazo, una de las nuevas tácticas aplicadas por otro de los actores clave en cuanto a caridad y donaciones.

Ayudar a que las organizaciones sin fines de lucro sean sustentables es el enfoque de la Omaha Community Foundation, cuyo programa de Desarrollo de Capacidad de Organización sin Fines de Lucro con una carga curricular de 24 meses diseñada para fortalecer la capacidad organizacional y de liderazgo necesaria para ello. Diez organizaciones sin fines de lucro en el área son escogidas cada año para participar. Cuarenta y nueve organizaciones han pasado por el programa. Actualmente hay 20 organizaciones en el programa (10 en su primer año y 10 ya en su segundo año).

La educación es algo fundamental tanto para United Way como para la Cámara.

“Yo pienso que la educación es la base del tipo de desarrollo que vamos a tener en el futuro”, dijo Brown. “Tenemos que asegurarnos de que nuestros hijos, ya sean los más adinerados o los menos adinerados, ya sea en el Norte de Omaha o en el Oeste de Omaha, en Council Bluffs o en el Condado de Sarpy, tengan la mejor educación posible. Tenemos una comunidad con alrededor de un 3 por ciento de desempleo y aun así sabemos que hay áreas con un mayor índice de desempleo. Lo que ocasiona ese desempleo más alto no es una falta de empleos sino una falta de preparación, de una mejor educación o de un diploma de preparatoria.

“Hay algunas circunstancias atenuantes, tales como la falta de transporte, que impiden que las personas formen parte activa de la fuerza laboral y tenemos que mitigarlo de una u otra forma. Si no lo hacemos, las compañías no encontrarán aquí a las personas que necesitan y buscarán en otro lado. Tenemos que proporcionarles tantas personas listas para trabajar como nos sea posible en las áreas en las que sabemos que las personas pueden ser contratadas t ganar un buen salario. Así que la educación y el transporte son dos cosas a las que estamos poniendo mucha atención. Mejorar el sistema de transporte público es importante para todas nuestras conversaciones”.

Brown comenta que reducir la alta pobreza que persiste se relaciona con la educación y el desarrollo de la fuerza laboral.

United Way, desde hace tiempo la organización líder en la lucha contra la pobreza, está evolucionando de ser un conducto para los fondos a convertirse en una organización de rendición de cuentas. Con tantos problemas en la comunidad entrelazados y con tantos esfuerzos que con el paso de los años brindan menos éxito, es necesario un nuevo enfoque.

“Para las personas que viven en la pobreza no es que una cosa vaya a arreglar otra. Usualmente hay muchas cosas que necesitan ser atendidas”, explicó Shawna Forsberg, Directora Ejecutiva de United Way. Ella dijo que responder a los problemas complejos significa “ser consistente pero flexible y lo suficientemente ágil” para adaptarse según sea necesario. “Es bueno que contamos con redes muy fuertes y que trabajamos con tantos programas y agencias que nos permite tener un entendimiento de las necesidades de la comunidad para poder actuar cuando surge una oportunidad”.

Ella mencionó que agencias como la suya reconocen “la necesidad de que personas más calificadas se integren a la fuerza laboral. Queremos trabajar en conjunto con quienes proporcionan estas valiosas oportunidades”.

Mientras tanto, el déficit presupuestario del Estado ha repercutido en la educación, servicios y programas públicos. Y no hay que olvidar los posibles cortes presupuestarios a nivel federal a las artes y a servicios humanos.

“Es un momento muy interesante en cuanto a lo político al tratar de entender qué es lo que sucederá con los recursos para los fondos de muchos programas que son fundamentales para la comunidad”, dijo Forsberg. “Es algo que estamos observando de cerca. Es por lo que la defensa y la política pública es algo en lo que también tenemos que participar”.

“Hay restricciones en cuanto a los recursos debido a los retos financieros en los niveles estatal y federal que afectan al sector, así como los cambios en las dinámicas de los fondos”, dijo Sara Boyd, Directora Ejecutiva de OCF.

“¿Cuál es el efecto de ello en algunos de los miembros más vulnerables de nuestra población? Hay algunas personas que ya son vulnerables y que no queremos ver en una situación aún peor. ¿Qué significa para la forma en que pensamos sobre el trabajo que hacemos y cómo invertimos en la comunidad? Debido a la incertidumbre de algunos de los cambios que pueden ocurrir, en ocasiones es difícil poder saber en dónde invertir. Yo no creo que haya respuestas todavía”.

Forsberg dijo que la misión histórica de United Way es “ayudar a los vecinos que necesitan ayuda” a través de “una red de seguridad de servicios”. Ella agregó: “United Way nunca dejará de proporcionar fondos para los programas fundamentales para ayudar a las personas en situaciones precarias, ya sea para asegurar sus alimentos, tener un techo, acceso a cuidados a la salud o escapar de la violencia doméstica. Eso es lo que hacemos”.

Como ejemplo de como United Way da seguimiento y responde a dichas necesidades, comenta Forsberg, esta su Grupo de Trabajo Sobre Estabilidad Financiera: “Identificó a un grupo de personas que no habían sido atendidas debidamente llamadas Opportune Youth – personas de 16 a 24 años de edad que o no están trabajando o no están en la escuela. Había muchas organizaciones trabajando con estas personas pero no era un esfuerzo coordinado. Ahora tenemos 30 agencias realizando labores esenciales. Estamos trabajando junto con la Nebraska Children and Families Foundation y aprovechando el trabajo del Proyecto Everlast para extender ese trabajo a áreas nuevas pues hay muchas formas en que las personas pueden terminar en esta categoría”.

El programa piloto Alliance que resultó de estos esfuerzos será lanzado el 1ro de junio.

“Un enfoque en sistemas es fundamental pues hay que llegar a los niños en donde están, pero después hay que encontrar qué es lo que puedes hacer para llevarles en una dirección diferente. Eso puede ser asegurarse de que reciban educación escolar adicional, o puede ser conectarle con un empleo estable y asegurarse de que tengan el soporte que necesitan para tener éxito. Eso no puede ser todo en un solo programa, sino que tiene que ser a través de varios programas”.

United Way también trabaja en toda la comunidad sobre la educación.

“La Cámara nos ayudó a convocar un grupo de conversación con los superintendentes de toda la comunidad”, dijo Forsberg. “Revisamos a fondo cómo medir si un niño estaba progresando y qué apoyo de las organizaciones sin fines de lucro puede ayudar a los sistemas escolares.

“En donde en verdad necesitan ayuda es en alfabetización y en asegurarse de que los niños sigan en las escuelas por lo que esas son las áreas en las que estamos invirtiendo. En lugar de revisar solamente las tasas de graduación, estamos revisando el total de quienes llegan al noveno grado. Ese es un punto crítico para los niños si van a lograr pasar con éxito por la escuela. Cuando llegan a la preparatoria, el soporte es mejor por lo que tienen que esperar hasta su último año y para entonces ya prácticamente es demasiado tarde. Es fundamental que identifiquemos antes a un niño o niña que necesita algo de ayuda adicional”.

Forsberg dijo que la intervención puede significar un apoyo como tutor, pero también puede ser sobre incrementar la concientización dentro de los sistemas escolares y en las familias para que los niños sigan asistiendo a los salones de clases.

“Vamos a medir el progreso, no solo sobre las inversiones que está haciendo United Way sino sobre la comunidad para saber cómo vamos en estas áreas”.

Boyd de OCF mencionó el Adolescent Health Project (Proyecto de Salud en Adolescentes), liderado por el Women’s Fund of Omaha, con el apoyo de su fundación y de otros participantes, como otro ejemplo de “un enfoque más amplio” con más socios sobre la mesa.

“No es una sola fundación, una sola organización sin fines de lucro o una sola persona, además de que hay una intencionalidad en las estrategias que se están aplica do. Hay trabajo en justicia juvenil, por el lado del servicio público, en el lado de la filantropía, por parte de las organizaciones sin fines de lucro y las personas están participando en conjunto e impulsando las acciones”.

Las aportaciones de muchas fuentes son cruciales, mencionó Boyd, pero aun entonces las soluciones pueden ser elusivas.

“El reto es que estas son cuestiones muy delicadas y difíciles de solucionar, por lo que aun cuando enfocamos en ello nuestra atención, energía e inversión, todavía hay obstáculos en el camino por superar por lo que no avanzamos tan rápido como quisiéramos”.

El redesarrollo del Norte de Omaha se está llevando a cabo a un ritmo histórico y la comunidad que dona para ello está invirtiendo fuertemente ahí. La Estrategia para el Desarrollo del Norte de Omaha de la Cámara hizo que el Plan de Revitalización del Norte de Omaha se lleve a cabo. Los dólares de la filantropía están siendo aplicados para los esfuerzos del Empowerment Network, 75 North, Metro Community College, entre otros.

“Cuando las conversaciones se unen en ocasiones hay una sinergia que puede crear dinámica y empuje”, dijo Boyd. “A mí en verdad me gusta la energía y la gran cantidad de interés y atención enfocada sobre el Norte de Omaha. Sería un genial punto decisivo. Creo que no sabemos con precisión cuál es ese punto preciso. Para mí sería un gran éxito poder decir no solo que estamos viendo esta gran acumulación de cantidades de dinero considerables, sino que además que detrás de eso vienen otras cosas increíbles enfocadas a lo que las personas del Norte de Omaha quieren que esa comunidad sea para ellos”.

Aunque ella advierte: “No soy ingenua como para pensar que no hay problemas estructurales que como comunidad deberemos enfrentar para poder maximizar algunas de estas inversiones para que tengan un impacto más profundo en la vida de las personas que viven en el Norte de Omaha”.

Sin importar cuál proyecto sea, nada sucede de forma aislada. Boyd considera que quienes están aportando fondos están más en sintonía con “la relación que hay entre todos ellos”.

“Algo en lo que continuamos trabajando de forma colectiva como comunidad es revisar los proyectos no solamente como actividades que se dan en la misma área sino en cuanto como se relacionan y complementan entre sí”.

Boyd dijo que para su fundación “la misión es inspirar a que las personas donen dinero para crear una mejor comunidad para todos. Si usted hace crecer las donaciones, tiene la oportunidad de fortalecer a las organizaciones sin fines de lucro y que las personas participen potencialmente o en niveles más altos y usted tiene la oportunidad de unir a las personas gracias a ese aumento en el compromiso y la participación”.

United Way ahora también ve las cosas desde un enfoque sistémico.

“Hemos estado en la comunidad por 94 años y con el paso del tiempo han evolucionado las necesidades”, dijo Forsberg. “Nosotros representamos a una gran base de donadores. Parte de nuestra responsabilidad es observar las cosas y tener una perspectiva sobre toda la comunidad y entender en donde podemos invertir de forma que tenga un impacto considerable. Nos consideramos convocante, colaborador y agregador de información. En verdad estamos tratando de reunir a los líderes en la comunidad para poder atacar juntos estos problemas. Y para eso es necesario un sistema. Significa ser honestos y transparentes como comunidad sobre lo que está funcionando y lo que no está funcionando y tratar de encontrar la mejor forma de corregirlo. Es reconocer que nunca será una sola organización o un solo donador que pueda hacer frente a todo por sí mismo. Es un esfuerzo en colaboración a través de toda la comunidad”.

Recientemente ese enfoque se ha vuelto más formalizado.

“En el 2012 un robusto proceso de planeación estratégica iniciado por algunos de los fuertes líderes en nuestra comunidad en verdad llevó a United Way a revisar a fondo cómo realizábamos nuestra inversión. Iniciamos una valoración en conjunto con la Omaha Community Foundation y la Iowa West Foundation. ConAgra Foods ingresó en la Fase II de ello. Revisó las cosas a nivel de vecindario para ver en donde estaban las necesidades mayores”.

Esa valoración llevo a las metas de United Way para el 2025.

Para el 2025, United Way tiene como meta apoyar para que se brinden más de dos millones de servicios con un enfoque sobre las necesidades básicas de las personas viviendo en o en riesgo de pobreza a través de un sistema integrado, coordinado, preciso y medible de soporte de necesidades básicas.

Forsberg dijo: “Creamos grupos de trabajo. Partes de su enfoque era buscar quién estaba haciendo qué cosas en estas áreas. En base a lo comentado por los interesados y por otras personas en la comunidad, encontramos en dónde podíamos tener el mayor impacto al apoyar cuestiones como las necesidades básicas (alimentos, vivienda).

Los parámetros son fundamentales para este enfoque.

“Con el apoyo de la Sherwood Foundation y de la Weitz Family Foundation, hemos implementado un equipo de análisis y desempeño para asegurarnos de que estamos siendo eficientes con lo que gastamos y no solamente verlo desde un nivel de programa individual sino como el sistema completo. Eso nos ha permitido tomar las mejores prácticas al analizar si la forma en la que se está invirtiendo está impulsando el cambio que esperas lograr. Lo que hemos encontrado es que ayuda a los programas que soportamos a mejorar y les da un mejor entendimiento de si el impacto que esperan tener está siendo logrado. Aprendimos que definitivamente necesitamos brindar estas soluciones pero también necesitamos entrar de lleno a la prevención. Si no tienes un estómago satisfecho será muy difícil que te vaya buen en el salón de clases. Pero también sabemos que es importante que ayudemos a las personas a que puedan ellos mismos cambiar su trayectoria. Dos áreas que hemos identificados son el apoyo educacional y preparar a las personas para entrar a la fuerza laboral”.[:]

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *